2) Aprendizaje y crecimiento profesional constante

May 3, 2016

El activo más valioso de cualquier empresa son sus empleados.  Por esta razón, la empresa debería procurar que sus empleados estén continuamente actualizados en materia de conocimientos que sean relevantes a los diferentes cargos profesionales.  Una de las razones por las que Silicon Valley continúa siendo un líder global en innovación es la "economía del conocimiento" de la región, particularmente orientado al intercambio de conocimiento y a la creación de un "ambiente de aprendizaje colaborativo", no sólo al interior de las empresas sino también entre las diferentes empresas que hacen parte de la industria tecnológica [1].  Este es uno de los pilares de la cultura empresarial en Silicon Valley y se logra a través de dos mecanismos:

  1. Facilitando espacios que potencien la posibilidad de los empleados para continuar aprendiendo y fortaleciendo su experticia.

  2. Fomentando una cultura donde el conocimiento sea valorado y compartido entre todos.

 

No es necesario desarrollar complicados y costosos modelos de capacitación al personal para mejorar el aprendizaje continuo de los empleados.  Si bien contar con entrenamiento formal a través de cursos presenciales o virtuales es una herramienta valiosa para facilitar el aprendizaje, también es posible generar otro tipo de espacios que promuevan una cultura del conocimiento utilizando menos recursos de una forma creativa.  

 

Según sea el presupuesto disponible, las empresas de Silicon Valley facilitan el ambiente de aprendizaje colaborativo de diferentes formas.  En ocasiones, se asigna un porcentaje del presupuesto para capacitación formal, donde los empleados tienen voz y voto para decidir cómo se destina este monto; es decir, son los empleados quienes definen su plan de capacitación y seleccionan los cursos o conferencias a las que desean asistir justificando claramente el impacto que tendrá su participación en los resultados del equipo.  Los empleados pueden también decidir si dicho presupuesto se invierte en material de aprendizaje como libros y talleres o patrocinando la membresía del empleado en grupos profesionales de industria (e.g., IEEE, ACM).  Usualmente se espera que el empleado luego comparta su conocimiento con su grupo de trabajo al interior de la empresa para que todos perciban el beneficio de la inversión.

 

Cuando los recursos son más limitados, las empresas en Silicon Valley generan otro tipo de espacios de conocimiento. Una práctica común son los llamados "Lunch and learn" que son charlas de capacitación guiadas por empleados expertos en un tema particular, realizadas en horario laboral para incrementar el porcentaje de participación y donde se ofrece un almuerzo ligero mientras se presenta el tema en cuestión [2].  Usualmente estas sesiones son abiertas a todos los empleados que estén interesados en aprender sobre el tema específico a desarrollar. Se tratan desde temas altamente técnicos hasta temas relacionados con el desarrollo de otras competencias, como habilidades de presentación en público o administración de proyectos.  

 

Otra práctica que ha tomado mucha fuerza -y que ya ha llegado a Colombia- son los "meetups" o reuniones de grupos interés, patrocinadas por las mismas empresas de Silicon Valley.  Las empresas usualmente ofrecen sus instalaciones para llevar a cabo estas reuniones y contribuyen con la promoción del evento, con el fin de reunir personas -internas y externas- para compartir conocimiento en temas específicos y expandir sus esfuerzos de reclutamiento.  Una tercera práctica que se promueve al interior de las empresas de Silicon Valley son los cursos en línea masivos (MOOC, por sus siglas en inglés: Massive Open Online Course) a través de plataformas de aprendizaje como Coursera, CodeAcademyUdacity o Platzi [3].

 

Sin embargo, para garantizar que estos mecanismos tengan eco entre los empleados y haya realmente un compromiso de participación, es fundamental que la empresa fomente una cultura donde se valore el conocimiento adquirido, demostrable y aplicado.  El apetito por el aprendizaje solo se cultiva si las personas tienen una motivación clara para adquirir conocimiento.  Cuando un empleado se esfuerza por aprender pero siente que no puede aplicar su conocimiento o peor aún, que a la empresa no le interesa la calidad y aplicabilidad del conocimiento de sus empleados, la motivación decae y el empleado se ve tentado a aplicar la "ley del mínimo esfuerzo": "¿para qué expandir y fortalecer mi conocimiento si no será posible aplicarlo en el contexto laboral para crecer profesionalmente?"  Si en cambio se fomenta una cultura de competencia sana dentro de la organización donde el conocimiento sea reconocido para el crecimiento profesional, los empleados se interesarán por participar en los diferentes mecanismos de aprendizaje.

 

-----

Esta sección hace parte de un artículo titulado: "10 diferencias de la cultura laboral entre Colombia y Silicon Valley", donde aclaramos en detalle el contexto y motivación detrás de esta serie.  A continuación presentamos una lista de síntomas que pueden ayudar a detectar que algo anda mal con el tema desarrollado en esta sección y las principales acciones correctivas a considerar para remediarlo.

 

Referencias y lecturas recomendadas

 

[1] The knowledge factor in Silicon Valley

[2] "Lunch and Learn":

[3] 80+ Best MOOC (Massive Open Online Course) Providers List

 

< Ir al punto anterior  |   Ir al artículo principal >  |  Ir al punto siguiente >

Please reload

 

Del Valle al Silicio

Lista de correo

© 2016 - 2020  |   Del Valle al Silicio   |   info@delvallealsilicio.com